Ted Lewis: No solo morir

Ted Lewis: No solo morir. Barcelona: Sajalín, 2018. 356 páginas. Traducción del inglés de Damià Alou. Título original: GBH. London: Sphere Books, 1980. 


George Fowler es el hombre. El rey del porno de Londres en los años setenta.
Ha conseguido montar una eficaz red de producción y distribución de películas y capitanea todo un ejército de pequeños y medianos delincuentes. George Fowler cree en dos cosas: en el liderazgo sin fisuras y en el vicio como forma de conocimiento.
Para conseguir mantener la autoridad cuenta con tres lugartenientes de plena confianza su mujer -Jean-, su abogado -James-, y su brazo ejecutivo -Mickey-. Además ha invertido suficiente dinero en Scotland Yard como para asegurarse que los problemas se tamizarán en un filtro policial antes de que le inquieten.
Para conseguir mantener vivo el morbo del voyeur cuenta con su socia sexual -Jean- y con los más sofisticados y caros ingeribles.
Los enemigos oficiales de George Fowler son los hermanos Shepherdson y parece que han decido entrar a saco en la organización de su rival. Hay un traidor en casa Fowler. Algo que el rey del porno no está dispuesto a permitir.

Pero la lucha por los bajos fondos londinenses exige muchas víctimas. Nadie triunfa sin sangre y Fowler va a ver como se vierte la de sus seres más próximos. Ello le lleva a una retirada estratégica a un pueblo veraniego de la costa inglesa para preparar el asalto final. Pero es difícil ser un aspirante a la jefatura del crimen sin un punto de paranoia que te obligue a estar en alerta permanente. Fowler sospecha de todos cuantos le rodean y cree que cada pequeño gesto de los demás es una señal de la conspiración que se cierne sobre él.
La pregunta es si lo matará una bala de sus enemigos, su creciente locura o su deglución pantagruélica de alcoholes espirituosos. 


Ted Lewis consiguió en No solo morir demostrar su capacidad para crear un protagonista duro sin concesiones. Ya había demostrado el gusto por estos pétreos seres siniestros en Carter y La ley de Carter, pero este George Fowler va un paso más allá. Al fin y al cabo este dirige a un grupo de hombres y mujeres despiadados sin escrúpulos y mantenerse en esa posición supone demostrar crueldad y falta de empatía con los problemas ajenos.

Buen personaje Fowler, que a su capacidad resolutiva suma una cifra considerable de traumas y fantasmas y que necesita cantidades industriales de estimulantes y sedantes para mantener el equilibrio (psíquico, con el físico tiene más problemas).

Lewis presenta la acción en dos planos temporales y geográficos distintos que se van intercalando en los capítulos. Uno es el de la pesquisa en Londres de la traición dentro de la organización de Fowler como consecuencia de la lucha contra los hermanos Sheperdson. 
El segundo es la del exilio de George Fowler en la costa después del desastre de la guerra londinense. La resolución de los dos planos converge al final de la narración y ambas acciones se explicarán mutuamente.

Otra recomendable novela dura de Ted Lewis, hardboiled absoluto, en la que el protagonista no es un antihéroe simpático y apaleado, sino un criminal despiadado y amoral que busca exclusivamente la satisfacción de sus apetitos.



sohopress.com
Ted Lewis (Manchester, 1940 - Scunthorpe, 1982) Estudió arte y trabajó en Londres como publicista y dibujante para series y películas de animación.
En 1965 debutó con la novela autobiográfica All the Way Home and All the Night Trough, pero fue con Carter (1970) Barcelona: Sajalín, 2017, su segunda novela, con la que consiguió el éxito de ventas y de crítica. Escribió dos novelas más protagonizadas por Jack Carter:
Jack Carter's Law (1974) La ley de Carter. Barcelona: Sajalín, 2018.
Jack Carter and the Mafia Pigeon (1977)
Publicó unas cuantas novelas más que no tuvieron el eco de su trilogía del sicario inglés.
Dos años antes de su muerte, en 1980, publicó la novela GBH, sobre el bandido pornógrafo George Fowler.

Joe Ide: IQ

Joe Ide: IQ. Madrid: Alianza, 2018. 393 páginas. Traducción del inglés (USA) por Eduardo Hojman. Título original: IQ. New York: Mulholland Books, 2016.


IQ son las iniciales de Isaiah Quintabe, una especie de detective negro sin licencia que se mueve por la deprimida zona del este de Long Beach. Un genio de la deducción con una enorme capacidad adquirida tras años de práctica para conocer las debilidades de los habitantes del lumpen angelino. Lo normal es que utilice una economía de trueque: yo averiguo con quién se ha largado tu hija y tu me arreglas el carburador, o el tejado, o me das un puñado de dolares...
Pero Isaiah necesita ahora pasta. Necesita conseguir un montón de pasta de inmediato. Lo único que puede hacer es lo último que querría hacer: recurrir a su antiguo compinche de atracos Juanell Dodson.
Isaiah y Dodson se conocieron en el instituto poco después de la muerte por atropello del hermano mayor y tutor de IQ. Comenzaron a vivir juntos y a ganarse la vida con pequeños atracos imaginativos que la mente privilegiada de IQ pergeñaba. La relación se convirtió en una especie de dependencia tóxica que acabó estallando en una tormenta de aborrecimiento hasta el distanciamiento total.
Pero IQ necesita el dinero que le reportará el caso que le propone Dodson. Una de las más grandes estrellas del rap, Calvin Wright, alias Black the Knife, quiere que encuentren al que ha atentado contra su vida en su residencia exclusiva (casi un búnker) mediante un gigantesco pitbull. Black the Knife salió vivo por los pelos, pero todavía es incapaz de continuar con su carrera musical -que de hecho estaba ya un tanto en entredicho antes del ataque por lo reiterativo de sus espectáculos y canciones-.
El productor de Black the Knife, Bobby Grimes, solo está interesado en que Isaiah convenza al rapero de que el peligro ha pasado y vuelva al trabajo, pero IQ es un hombre íntegro y no piensa engañar a su cliente. No piensa mentirle, piensa descubrir al brazo ejecutor tras el atentado y a la cabeza que dirige-paga ese brazo.
Averiguar quién es el ejecutor no es tan difícil: un peligrosísimo psicópata armado hasta los dientes que vive rodeado de fieros perros guardianes en su polvorín en medio del desierto. IQ y Dodson necesitan tenderle una trampa que le saque de su fortaleza y le haga cometer algún error.
Averiguar quién el organizador del atentado es más complicado. Entre los sospechosos: su equipo de seguridad, los hermanos hampones Bud y Charles Moody o cualquiera de la gente de su séquito a la que Black the Knife maltrata y desprecia, o su productor, harto de perder tiempo con el hiperego del catante, o su exmujer Noelle, que tiene tantos motivos para acabar con él como infidelidades cometió the Knife durante el matrimonio.
Dodson e IQ son una pareja intrépida y con recursos intelectuales. Pero aquí se enfrentan a un asesino profesional muy eficaz y a las ruines maniobras de las que son capaces nuestros seres más cercanos, además a Dodson e IQ no les conviene pasar demasiado tiempo juntos, las heridas que produjeron sus enfrentamientos en el pasado no han cicatrizado y la amenaza de una guerra entre ellos se palpa en el ambiente.


Joe Ide construye en dos espacios temporales esta novela. Por un lado, en la actualidad, la investigación del caso del rapero amenazado. Un típico misterio de cuarto inaccesible pero al revés: todos quieren sacar al personaje de su santuario para sacar provecho de él, excepto la pareja de investigadores, que a partir de las endebles pruebas serán capaces de resolver el enigma, con escenas de pesquisa y otras de acción que acaban en el clímax violento de la captura y el clímax intelectual del descubrimiento de la trama conspirativa.
De otro lado, la historia del muy inteligente e inadaptado adolescente Isaiah Quintabe desde que perdió a su hermano mayor y se asoció con Dodson. Joe Ide monta de manera muy eficaz la trama en torno a los atracos y a las complicadas relaciones entre los dos carismáticos personajes.

La novela es un homenaje a otra pareja de detectives: Holmes y Watson, con papeles parecidos desempeñados por IQ y Dodson (incluso la idea del perro asesino rememora al bicho de los Baskerville) y con recursos parecidos, seguramente más modestos. La recreación de los barrios deprimidos de Los Angeles y del ambiente el entorno de los músicos estrella de rap, salidos de la nada e incapaces de alcanzar la satisfacción a través del éxito, están conseguidos con verosimilitud y los personajes secundarios son sólidos.
Aún así, lo mejor son los dos personajes principales, que juntos forman una amalgama extraña y atractiva capaces de destruirse el uno al otro, aunque difícilmente podría sobrevivir ninguno de ellos si no se apoyara en le compañero.
Una buena primera novela, uno de los más interesantes debuts traducidos del año.




www.goodreads.com
Joe Ide, creció en South Central de Los Angeles, un barrio pobre de la urbe de la costa oeste habitado sobre todo por ciudadanos negros de cuya cultura se impregnó.
Consiguió un título universitario de magisterio y se ha dedicado a diferentes oficios antes de escribir su primera novela: IQ. En inglés han aparecido dos títulos más protagonizados por el mismo detective sin licencia: Isaiah Quintabe:
RighteousNew York: Mulholland Books, 2017.
WreckedNew York: Mulholland Books, 2018.

Habeas corpus: nuevas incorporaciones a al banda.

Una nueva recarga antes de las fechas navideñas.

Algunas de las apuestas más sugerentes de los editores de negro en este noviembre:

Ya está por aquí lo nuevo del reputado dramaturgo y director de cine David Mamett: Chicago. Traducido para RBA en su serie negra www.serienegra.es por Efrén del Valle Peñamil. La capital de Illinois en los años 20. Bandas y un reportero veterano de la primera guerra mundial al que asesinan a a su novia. En breve en Paraffin Test.





Y una recuperación para chuparse los dedos ente página y página: El autor de la serie de Jack Carter escribió en los primeros ochenta una crónica sobre el duro rey del porno londinense al que traicionan unos gánsters con los que trabajaba. Los muchachos de sajalineditores.comvuelven a mostrar la finura de su olfato con Ted Lewis: No solo morir, traducido por Damià Alou Ramis. También pasará por el Paraffin Test.







Los de sd edicions, lanzan su tercer libro de la colección Muddy Mots Black. Se trata de Cathi Unsworth (con un importante bagaje de punk noir a sus espaldas): Bicho raro. La historia de crímenes perpetrados por adolescentes que no encajan en la sociedad inglesa de finales de los ochenta. Del inglés lo ha traducido Ramón García. Más información cuando pase por Paraffin Test. sdedicions.com







Jo Nesbo aparca por el momento al muy torturado Harry Hole y entra en escena en Oslo Sonny Lofthus, el hijo de un policía reconvertido en maleante bajo el auspicio del crimen organizado. Lofthus comprueba las redes de corrupción y las mentiras que encubren el supuesto suicidio de su padre. Thriller a tope para el noruego. Jo Nesbo: El heredero/L'hereu. Reservoir books en castellano (Bente Gundersen y Mariano González Campo), Proa en catalán (Meritxell Salvany Balada).




Y aparcados también, Harry Bosch y Mickey Haller, para ceder el paso a la detective Renée Ballard del turno de noche de Holllywood. Michael Connelly: Sesión nocturna. Para Alianza lo ha traducido del inglés Javier Guerrero Gimeno.










Otro que tampoco aparece con su protagonista habitual es Andrea Camilleri: La intemitencia/La intemitència. En este caso una trama con un alto directivo empresarial con pequeños vacíos mentales, unas fábricas en huelga y una familia de trepas altoburgueses. Denuncia dura por parte del siciliano. Lo ha traducido al catalán para edicions62 Pau Vidal Gavilan y al castellano Carlos Mayor Ortega para Salamandra.


Parecía que nada iba a arrancar al Zurdo Mendieta de su agujero alcohólico después de haber visto tanta miseria y muerte en el México contemporáneo. Pero si tu mentor te pide que le ayudes a resolver el asesinato de su hijo... Elmer Mendoza: Asesinato en el parque Sinaloa. Pocos libros para comprender mejor la sinrazón de un país en guerra. Publicado por Literatura Random House.








El islandés Indridason si que nos trae a su héroe de cabecera, el inspector Erlendur Sveinsson y la fórmula habitual que maneja con tanta maestría: un caso de la historia reciente que vuelve a presentarse en nuestros días y desvela lo relativo de nuestros valores sociales y morales. Arnaldur Indridason: Naturaleza Hostil. Lo edita RBA con la traducción de Albert Beltran.







También RBA ha encargado a Jorge Rizzo Toruero la traducción del multipremiado Harlan Coben: No hables con extraños. Una investigación sobre cómo puede cambiar la vida de un hombre un simple comentario al oído de un desconocido cuando es algo muy íntimo e inesperado lo que te comunican.








¡Un hallazgo! Joe Ide: IQ. Una novela negra con reminiscencias clásicas ambientada en el mundo del rap. Un detective negro vocacional, con más ganas de ayudar a los más tirados del barrio que de ganar pasta, se ve obligado a aceptar un caso en el que está envuelto uno de los cantantes más famosos de rap del mundo. Original, buen ritmo y muy buenos personajes. Lo recomendaremos en Paraffin en breve. Lo ha traducido para Alianza Eduardo Hojman. Merece la pena.






Antonio Mercero consiguió general reconocimiento con el personaje de la policía trans Sofía Luna. Ahora es la que encabeza el grupo que se encarga de investigar las muertes de varias turistas japonesas en el centro turístico de Madrid. Para Alfaguara esta novela con dos tramas criminales, análisis de las nuevas identidades sexuales y crónica de las implicaciones afectivas y familiares que conlleva el trabajo de alta tensión.








Lo más reciente para alreveseditorial.com de Rafael Herrero es El fin de las dulces mentiras. Un hombre recluido en su propia casa se ve impelido a actuar ante lo que parece un crimen más en el barrio de Chueca pero que él sabe que es otro asesinato de un psicópata homófobo.









La tercera parte de las aventuras futuristas de Bruna Husky ya han llegado. Rosa MonteroLos tiempos del odio. Para editorial Destino las tribulaciones de la formidable replicante.










Joni D ha editado en Tigre de Paper su tercera novela policíaca: La noia del pantà.












Joan Carles Ventura entrega  Camins dubtosos para la colección   de Alreves. Es la primera novela de este profesional de la comunicación, un thriller en el que se entrecruzan los caminos de tres exerasmus al rescate del viejo amor de uno de ellos y un convicto dispuesto a vengarse de su antiguo socio traicionero, ahora un potentado constructor de la costa.








Llibres del delicte propone la esperada nueva entrega de las aventuras de la inspectora dels Mossos d'Esquadra Mina Fuster. De nuevo es el Camp de Tarragona el marco geográfico, pero ahora la inspectora es, además de investigadora, investigada. Margarida Aritzeta: Rapsòdia per a un mort.







Sebastià Bennasar  para Columna en catalán y en castellano para Milenio ha conseguido las revelaciones de una espía activa durante la segunda guerra mundial que se sincera décadas después con un joven escritor. Lisboa como capital del espionaje mundial en Hotel Metropole




A Salamandra black salamandra.info le debemos la traducción de un giallo escrito por un prestigiosos periodista italiano: Alessandro Robecchi: Esta no es una canción de amor, un conocido presentador televisivo que cuando pretende dejar el mundo del espectáculo se ve arrastrado a un turbio asunto en el que se enredan especuladores urbanísticos, parias gitanos y asesinos de las diferentes familias mafiosas italianas. La traducción ha corrido a cargo de Julia Osuna Aguilar.




Excelente entre los clásicos la nueva entrega de la serie de Maigret que continúa publicando -que no decaiga- acantilado.es. George Simenon: Liberty Bar. El inspector Maigret investiga el asesinato de un joven millonario australiano un tanto crápula al que le gustaba escaparse de vez en cuando a un sórdido tugurio de Antibes para jugar, beber y hartarse de comida casera francesa. Traduce Núria Petit Fontserè.







También aires de novela de detectives clásica (pero rompiendo los estereotipos) se respiran en las muy divertidas  novelas de las hermanas Kopp, que vuelven por tercera vez con Amy Stewart: Las confesiones a medianoche de Constance Kopp. Para Siruela la traducción de Carlos Jiménez Arribas.








Lorenzo Silva ataca de nuevo. No se trata ahora de una novela, sino de una recopilación de artículos de diferente índole: desde los más relacionados con el mundo criminal hasta aquellos que escribió sobre conflictos bélicos o sus entrevistas a escritores y artistas: Ahí fuera, es el título que le ha ofrecido a Destino.









Y una nueva familia amenaza con hacerse hueco en las mesas de novedades, la del true crime o Sin Ficción en expresión de alreveseditorial.com que lanza una colección con este título, dirigida por la periodista Marta Robles. Se trata de recopilar y narrar casos reales en la que los protagonistas tendrán la voz. El primero es 29 balas y una nota de amor del periodista Alfonso Egea, sobre la truculenta historia del triángulo de guardias urbanos de Barcelona que acabó con la muerte de uno de ellos y con los otros dos en la trena.
No es el único. También Michelle MacNamara cuenta en El asesino sin rostro las investigaciones que cursó para atrapar al depredador sexual y asesino que asoló en los ochenta el norte de California. Estas pesquisas acabaron con la vida de la propia autora debido al estrés y a la angustia que le provocaron. Lo ha traducido Eduardo Iriarte Goñi para RBA.





También librosdelasteroide.com se ha apuntado al true crime y entrega Alexandria Marzano-Lesvenich: Nada más real que un cuerpo, traducido por Flora Casas. La autora es una abogada que explica como, siendo todavía estudiante de derecho, se encontró con la condena a muerte de uno de los clientes del despacho donde hacía sus prácticas. Ello le llevó a recapacitar sobre la pena máxima y sobre algunos extraños acontecimientos de su niñez y juventud.







Y de colofón, regalazo. Anagrama ha recuperado una de las grandes novelas de Manuel Vázquez Montalbán: Galíndez, poco antes de que Carlos Zanón nos entretenga con su renacido Pepe Carvalho, podemos volver a comprobar la habilidad de Montalbán con esta historia del asesinato en 1956 de Jesús Galíndez representante del Gobierno vasco en el exilio en los USA.

Dennis Lehane: Después de la caída

Dennis Lehane: Después de la caída. Barcelona: Salamandra, 2018. 461 páginas. Traducción del inglés (USA) de Victoria Alonso Blanco. Título original: Since We Fell. New York: Ecco, 2017.


Rachel Childs siempre ha querido tener una vida normal, como la de la mayoría de sus vecinos.
Pero no es una mujer con suerte. A ella le hubiera gustado tener una familia ordinaria, aunque fuera el  mínimo de un padre y una madre. Pero solo tiene una madre, y es una madre peculiar. ´Nunca accedió a decirle quién fue su progenitor, y ahora que su madre ha muerto decide embarcarse en la búsqueda de este hombre del que no tiene pistas. Incluso recurre a un extraño investigador que le aconseja que abandone toda esperanza si no quiere que la timen. Pero Rachel Childs es una cabezota y está dispuesta a llegar hasta el final.
Conocer a sus dos padres no es lo único que se exige para sentirse a gusto consigo misma y encontrar su hueco en la sociedad ordinaria. También quiere triunfar en un trabajo de prestigio y construir una familia. 

Pobre Rachel Childs, ninguna de las dos cosas le salen bien: comienza su carrera profesional como periodista con bastante desparpajo y éxito, quiere demostrar que es una reportera íntegra, valiente y comprometida, y ello le lleva a cubrir el terremoto de Haití y a enfrentarse a la maldad y a la desaparición de la solidaridad y la compasión. Childs sufrirá un ataque de horror que se agudizará por la mezquindad de su flamante y ambicioso marido, incapaz de esforzarse por nada ni nadie que no le suponga un beneficio profesional o social.

En resumen: cuanto más intenta Childs convertirse en una persona normal, más se encuentra con sus debilidades psíquicas y más problemas tiene para saber quién es. Las crisis de pánico que la asolan acaban recluyéndola durante meses en su apartamento, sin trabajo, sin relaciones.

Pero alguien vendrá en su apoyo, alguien al que ya conocemos, el detective privado que no quiso investigar la identidad de su padre. Brian Delacroix es el heredero rebelde de una estirpe de madereros millonarios que se ha empleado en los más variados oficios, pero que no ha olvidado a la pertinaz muchacha que fue su primera empleadora. Y está dispuesto a demostrar sus muchas cualidades echándole una mano.
Quién lo iba a decir. La cosa funciona y Childs vuelve a salir a la superficie. Pero, pobre Rachel, el magnífico señor Delacroix parece ocultar también una personalidad oscura que no conviene nada a la fragilidad de Rachel. ¿Fragilidad? Tal vez no tanta.


Dennis Lehane le gusta que la acción de su novela se desarrolle a lo largo de muchos años. No es la primera vez que un relato abarca varios decenios de una vida, es una maestro construyendo media vida de un protagonista en doscientas páginas. Así puede abordar uno de sus temas favoritos, la formación y el significado de la identidad.
Después de la caída es un ejemplo claro de este gusto, de este interés o de esta necesidad de explicarse lo que sea la identidad.
El personaje principal, la periodista Rachel Childs, tiene problemas con sus orígenes desde el planteamiento de la historia: desconoce quién es su padre porque su madre ha borrado todo rastro de él, pero para Childs es casi una obsesión encontrarlo, saber quién fue su progenitor. Cuando por fin consigue disipar esas dudas llegando a un fantasma prosaico, el personaje que se había construido para afrontar su vida, el de una periodista profesional íntegra, solidaria y ambiciosa, se deshace en pedazos ante la realidad de una catástrofe que le toca cubrir, una catástrofe en la que también habitan espectros de víctimas y verdugos. 
Esta tremenda ruptura le supone ser abandonada por la pareja que era su referencia de estabilidad, le supone perder sus asideros profesionales y también ver como se alejan sus amistades más sólidas (bien por las crisis nerviosas de Rachel, bien por la demencia senil de uno de sus íntimos). Y tras conseguir salir adelante gracias al sostén titánico de su nuevo marido, resulta que esta persona no tiene que ver nada con lo que ella creía, es un ser esquivo lleno de claroscuros.
Esta primera parte de la novela es muy buena. En la segunda Lehane hace que su personaje se enfrente a una situación para que la no está en absoluto preparada -como sabemos tras haber asistido a sus varias reconstrucciones vitales-. Si en los capítulos precedentes la acción se desarrolla a lo largo de varios años, en los de esta segunda mitad sólo cubre unos pocos días en los que asistimos a las extrañas peripecias de la periodista y su círculo más íntimo. Una segunda parte sin la profundidad y densidad de la primera. Lehane pone a prueba de nuevo las capacidades psíquicas de su protagonista, un intento ambicioso, muy interesante, pero resuelto de una manera que no es la magistral a la que nos tiene acostumbrados el gran escritor estadounidense.

Merece la pena esta novela de Lehane, esta forma de construir y reconstruir sus personajes, este juego de identidades que se desvanecen y resurgen, esa forma prodigiosa de contar toda una vida a partir de grandes y pequeñas vivencias. La figura de Childs intentando formar parte de algo, de alguna relación familiar, amorosa o social es una gran construcción. Hubiera agradecido un final con menos servidumbres al ritmo audiovisual. 


Dennis Lehane, Boston, 1965. Nació en Dorchester, uno de los barrios más conflictivos de la ciudad, hijo de una familia de origen irlandés. Estudió en el colegio jesuita de Boston y acabó graduándose en literatura creativa en la universidad internacional de Miami.Ha dado clases en varias facultades universitarias norteamericanas y ha trabajado como actor, guionista y director de series y cine. Publicó su primera novela en 1994.

De la serie de los detectives de Boston, Patrick Kenzie y Angela Gennaro:
Un trago antes de la guerra (A Drink Before the War, 1994). Barcelona: RBA.
Abrázame, oscuridad (Darkness, Take My Hand, 1996). Barcelona: RBA.
Lo que es sagrado (Sacred, 1997). Barcelona: RBA.
Desapareció una noche (Gone, Baby, Gone, 1998). Barcelona: RBA.
Plegarias en la noche (Prayers for Rain, 1999). Barcelona: RBA.
La última causa perdida (Moonlight Mile, 2010). Barcelona: RBA.
De la saga de la familia Coughlin
Cualquier otro día (The Given Day, 2008). Barcelona: RBA.
Vivir de noche (Live By Night, 2012). Barcelona: RBA.
Ese mundo desaparecido (World Gone By, 2015). Salamandra: Barcelona, 2017.
Otras novelas
Mystic River (Mystic River, 2001). Barcelona: RBA.
Shutter Island (Shutter Island, 2003). Barcelona, RBA.
Coronado (Coronado: Stories, 2006). Barcelona: RBA.
La entrega (The Drop, 2014) Barcelona: Salamandra, 2015.
Después de la caída. (Since We Fell, 2017). Barcelona: Salamandra, 2018.

Walter Mosley: Traición

Walter Mosley: Traición. Barcelona: RBA, 2018. 315 páginas. Traducción del inglés (USA) por Eduardo Iriarte. Título original: Down the River Unto the Sea. The Thing Itself, Inc., 2018.


Joe King Oliver salió de la cárcel después de un largo periodo a la sombra. Hasta que lo encerraron había sido un policía medianamente honesto en la ciudad de Nueva York. Honesto y molesto, tenía la incómoda costumbre de actuar solo y una fijación: cargarse la red de tráfico de drogas en los muelles.
Pero los narcos podían recurrir a aliados con los que Joe King no contaba, un montaje preparado por conspiradores de la propia policía consiguió que lo encerraran, lo echaran del cuerpo y su mujer se divorciara de él.
Ahora, en su pequeño despacho, ayudado por su hija adolescente Aja, entre trago y trago y con jazz clásico como fondo, Joe King Oliver tiene dos asuntos sobre la mesa: descubrir quién estaba implicado en su caída y, también, por encargo de una abogada, librar del corredor de la muerte a A Free Man, un activista negro condenado por asesinar a dos policías.

Las ventajas de Joe King Oliver:
- Todavía tiene buenos contactos en la policía,
- Conoce a un montón de delincuentes que le deben favores, entre ellos el leal y mortífero Mel,
- Puede utilizar métodos poco ortodoxos que los policías normales dudarían en utilizar.

Los inconvenientes de Joe King Oliver:
- Nadie le vengará si se lo carga alguno de sus múltiples y poderosos enemigos,
- No quiere poner en peligro a su familia y está dispuesto a correr demasiados riego para mantenerlos a salvo,
- Todavía hay mucha gente de su pasado que preferiría que estuviera entre rejas.

Y con este bagaje el detective comienza a husmear la pista de A Free Man, otra víctima de conspiraciones como él mismo. Y liberarlo de manera legal y sin víctimas va a ser totalmente imposible.


Vuelve Walter Mosley con sus formas clásicas y su denuncia de una sociedad injusta llena de desigualdades. El protagonista narra en primera persona su nueva vida. Joe King Oliver es consciente de que su vida ha cambiado radicalmente desde que pasó por la cárcel.
Allí no solo tuvo que sobrevivir entre los que antes habían sido sus objetivos, sino que se le desveló la corrupción institucional de la policía y la magistratura.
Joe King Oliver volvió a la calle sabiendo que ya nunca volvería a ser el policía que había sido hasta entonces. En su nueva vida descubrió que solo podía confiar en si mismo y también que ahora era capaz de dejarse llevar por la violencia para conseguir los resultados apetecidos.
Joe King investiga tanto la trampa que se cerró sobre él en el pasado como el nuevo caso contra el activista para poder mostrar el abanico más amplio posible de estamentos corruptos y corruptores: policías, políticos y empresarios.

Aquí están todos los componentes habituales de las novelas negras de Mosley: una denuncia no revolucionaria del racismo; un alegato de la importancia de la amistad y la familia en medio de una sociedad cada vez más egoísta; una ambientación con muchas referencias culturales a la herencia negra americana y un puñado de personajes masculinos sólidos, valientes y románticos.




Walter Mosley, Los Angeles, 1952. Hijo de padre negro americano y madre judía de origen ruso, se ocupó en diferentes trabajos hasta que a finales de los ochenta comenzó su carrera como escritor. En nuestro país es conocido sobre todo por la serie protagonizada por el detective negro Easy Rawlins, un veterano de la segunda guerra mundial que investiga en Los Angeles y denuncia el racismo y la injusticia social.
Ha recibido una gran cantidad de premios como novelista, letrista y guionista.
Algunas de sus novelas traducidas al castellano:
Traición. Barelona: RBA, 2018. Premio RBA de novela negra 2018.
Rubia Peligrosa. Barcelona: Roca, 2009.
Matar a Johnny Fry. Madrid: Alfaguara, 2008.
Luz Azul. Madrid: Bibliópolis, 2007.
Beso Canela. Barcelona: Roca, 2007.
El demonio vestido de azul. Barcelona: Anagrama, 2006 y Barcelona: Anagrama, 1994.
Mariposa blancaBarcelona: Anagrama, 2006.
De pesca. Barcelona: Anagrama, 2006.
Un perro amarillo. Barcelona: Anagrama, 2006.
Blues de los sueños rotos. Barcelona: Anagrama, 2006.
Betty la Negra. Barcelona: Anagrama, 2006.
Muerte escarlata. Puzzle, 2006. Barcelona: Roca, 2005 y también traducido como Una muerte roja. Barcelona: Anagrama, 1995.
El caso Brown. Barcelona: Roca, 2005.
El hombre del sotano. Barcelona: Roca, 2005.


Mick Herron: Caballos lentos

Mick Herron: Caballos lentos. Barcelona: Salamandra, 2018. 384 páginas. Traducción del inglés de Enrique de Hériz. Título original: Slow Horses. Soho Constable, 2010.


El servicio secreto británico siempre se ha caracterizado por sus imaginativas soluciones a los problemas burocráticos.
¿Qué se puede hacer con los funcionarios que han metido la pata hasta el fondo pero que saben demasiado del servicio como para despedirlos con cajas destempladas? Pues crear una oficina en la que arrinconarlos para que sigan cobrando del erario público sin que molesten demasiado. Hay que intentar que no se desesperen hasta la traición pero también impedirles que no vuelvan a las andadas y destrocen el buenhacer de los espías de verdad.
Al poco aseado y algo grasiento Jackson Lamb le han puesto a dirigir esta institución para agentes taradetes. La llaman "La Casa de la Ciénaga" y allí están estabulados todos los caballos lentos que durante su carrera han acumulado demasiada información. Una caterva de antisociales, timoratos, alcohólicos, etc. etc. dirigidos por el hombre que más repele a los mojigatos de Regent's Park.
Jackson Lamb es un hombre peligroso tanto para los enemigos cuanto para los aliados y nadie quiere tocarlo ni con un palo. Pero eso a él le da igual. No se rinde, es una espía a la vieja usanza que no se fía absolutamente de nadie y que respeta a rajatabla la principal regla del espionaje: no hay reglas.

Cuando un grupo de extremistas racistas botarates secuestra al sobrino adolescente de un importante personaje de la comunidad islámica y amenazan con cortarle la cabeza, Lamb comienza a sentir un repugnante olor a podrido en su reino y se dispone a saber qué hay detrás de este caso arrastrando tras de sí a toda la manada de inadaptados, desmotivados perdedores.
Como siempre, Jackson Lamb tendrá que enfrentarse tanto al enemigo exterior como a la jerarquía del servicio secreto, pero eso es lo que más placer le produce al jefe de la Casa de la Ciénaga.

Mick Herron da con el punto de equilibrio idóneo entre la ironía y la acción. Consigue tanto crear interés en la trama del caso investigado como ofrecer unos personajes sólidos que retratan lo más cercano del servicio secreto: su humanidad a través de los errores y negligencias que nos son propios. Un poco como hace el gran John Le Carré pero sustituyendo la amargura de la mala leche de Le Carré por la mala leche humorística.

Jackson Lamb es un justiciero al que sólo le importa él mismo, una especie de Ignatius J. Reilly con capacidades insospechadas.
Quién lee las novelas de Herron enseguida empatiza con los espías a los que dirige Jackson Lamb: venidos a menos, cansados y hastiados, pero a los que todavía les queda amor propio.
El sentido del humor con personajes excéntricos es el vehículo para una aguda crítica al espectáculo de la política y a la crueldad sin sentido del poder, a la demostración de la fuerza por el placer de ejercerla.
Herron ofrece una feria de las vanidades divertida y ácida en la que la carga al trote de los despreciados por el sistema hace temblar a las arrogantes fuerzas del estado.



Mick Herron, Newcastle upon Tyle (UK) Escritor de novelas y cuentos. En 2010 comenzó la serie de espionaje protagonizada por Jackson LambLa Casa de la Ciénaga con Slow Horses, Caballos lentos, Barcelona: Salamandra, 2018. A esta la siguieron:
Dead Lions, 2013
The List, 2015
Real Tigers, 2016
Spook Street, 2017
London Rules, 2018
The Drop, 2018

Habeas corpus: nuevas incorporaciones a la banda

En septiembre, espías y otros profesionales.


Después de los meses veraniegos las editoriales vuelven a la carga con una oferta importante de libros negros. Retornan escritores magistrales en nuevas ediciones, novedades de escritores consagrados, traducciones de autores muy conocidos fuera de nuestras fronteras y nuevos criminales dispuestos a demostrar quién pega más fuerte.


Hay que comenzar, cómo no, por el gran veterano que ha ganado el premio RBA de novela negra de este año: Walter Mosley se lo ha llevado con Traición, la historia de un policía enchironado mediante artimañas que tendrá que desmontar. La ha traducido Eduardo Iriarte GoñiSeguro que será una obra espléndida y es la excusa perfecta para recuperar las muy buenas anteriores novelas de Mosley protagonizadas por el buscavidas de respeto Easy Rawlins.



Destaco que coinciden varias publicaciones con espías protagonistas en varias épocas históricas y diferentes bandos. Salamandra está decidida a publicar a los valores más sólidos del espionaje y ha decidido traducir a un autor muy conocido entre los  aficionados anglosajones. Mick Herron: Caballos lentos. Traducido por Enrique de Hériz. Es la primera entrega de las arriesgadas aventuras del fastidioso Jackson Lamb, un molesto personaje para el MI5 que dirige un grupo de espías imposibles, arrinconado en "La Casa de la Ciénaga" el retiro al que los servicios secretos obligan a los agentes que han metido la pata hasta el fondo. Con estos mimbres el extraordinario Lamb será capaz de hacer temblar a todo el sistema de seguridad británico. En breve en Paraffin Test.


El segundo, un libro que estaba esperando hace tiempo. HojadeLata ofrece otra aventura del valiente espía soviético Maxim Isáiev, la primera en la que le hizo participar Yulián Semiónov: Diamantes para la dictadura del proletariado. Ha traducido Marta Sánchez-Nieves y trata de la infiltración de Isáiev entre los contrarrevolucionarios que están saqueando los tesoros de la Madre Rusia. También pasará por Paraffin Test, igual que pasó su anterior novela: Diecisiete instantes de una primavera


Y la tercera baza de los espías es Robert Harris: Munich, en traducción de Mauricio Bach Juncadella para Grijalbo, ambientada en el año 1938, en el momento de las negociaciones entre la Alemania nazi y los británicos para evitar la guerra entre ellos.






Pero hay mucho más que espías. Siruela reedita en nuevo formato las novelas de la laureada Fred Vargas y, además, un nuevo título para su colección clásica: A. A. Milne: El misterio de la casa roja, una investigación de salón con embrollos sin cuento, pasadizos secretos y mucho gentlemen. Traducción de Raquel García Rojas.






Y para su colección de Siruela policíaca, Ella duerme aquí de Dominique Sylvain en traducción de Vanesa García Cazorla. La búsqueda de una joven desaparecida en Tokyo en la que el verdadero protagonista es el distrito japonés de Kabuchiko, bajos fondos, yacuza y glamour.




Destino y Columna lanzará en breve la nueva novela del exitoso porteño Federico Axat: Amnesia / Amnèsia (en traducción al catalán de Núria Parés Pallarés), el título da la primera pista: un tipo que se despierta al lado de un cadáver sin recordar nada. 




Otro thriller es la nueva entrega de Zygmunt Miloszewsky: La ira, en traducción de Francisco Javier Villaverde González para Alfaguara. El fiscal Teodor Szacki ya no opera en Varsovia y los muchos y siniestros casos que se le acumulan no parece que los pueda resolver con sus habituales capacidades.





Y thriller también la nueva de Mikel Santiago para ediciones B ambientada en el Mar del Norte: La isla de las últimas voces.








Reservoir Books en castellano (en traducción de César Palma) y La Campana en catalán (Anna Casassas) han decidido apostar por una autora italiana novel, Antonella Latanzzi: Una historia negra / Una història negra. La crónica de una joven madre maltratada. No conozco ninguna autora contemporánea de novela negra en italiano de la que se puedan conseguir traducciones, así que me alegro de esta aparición, a ver si es capaz de acabar con la tan habitual cursilería patriarcal de alguno de sus colegas masculinos.

Daniel Chavarría ofreció su última novela a la joven Tres Puntos Ediciones: El ultimo room service. Entrega póstuma sobre un hombre rescatado medio muerto en aguas cubanas y que se niega a explicar como ha llegado hasta allí.







Y la misma editorial relanza a una veterana de la que no sabía nada hace tiempo: Patrícia Melo: Gog Magog. Soliloquio de un asesino. Un hombre corriente que narra en primera persona hasta donde puede llegar la animadversión hacia los vecinos. Traducción de John O'Kuinghttons.





Otro que vuelve con un tema que conoce bien, el de las ONGs para el desarrollo, es Miguel Pajares para editorial Alrevés: Crímenes de hambre. Aquí la investigación de la muerte de una periodista norteamericana en el puerto de Barcelona lleva a desvelar las siniestras tramas de políticos y mafiosos que se enriquecen con las ayudas al tercer mundo. Muy buena pinta.



La cosecha roja catalana cuenta con los títulos de crims.cat y Llibres del Delicte. La primera pone en las mesas de las librerías a Salvador Casas: Un cadàver inquiet, las desventuras de Àngel Alegre, un mediador al que los gajes del oficio le van a complicar la vida hasta el punto de enfrentarse a varios asesinatos (en breve en Paraffin) y Francesc Puigpelat: Magret i els anarquistes, un homenaje al personaje de Simenon con un inspector muy similar al del belga que visita la Barcelona de 1938.



La segunda sigue fiel a la obra, tanto narrativa como de ensayo, de Raquel Gámez Serrano: No diguis res. Una joven pareja que se va a vivir a un pequeño pueblo en el que pretenden construir una familia adoptando a un niño. Una novela angustiosa en la que los silencios del pasado vuelven para torturar a los protagonistas del presente. Lo veremos en Paraffin.




También en catalán, Rosa dels Vents recupera a una pareja de autores que ya le dieron un éxito hace unos años: Jordi Basté y Marc Artigau: Coloms de la Boqueria (en castellano lo publica Grijalbo en traducción de Gabriel Dols Gallardo: Palomas de la Boquería).





Y de propina, para quién quiera más faena, la tercera última parte de una recomendable obra colectiva de La Felguera: Fuera de la Ley. Contrabandistas, expropiadores, protoquinquis y guerrilleros.